Friday, September 23, 2011

Colgado a la Vida

Hola viajer@s, hoy los invito a abrir todos los sentidos y dejarse maravillar por la naturaleza. Despertemos al niñ@ dormido en nuestro interior y dejémonos sorprender, nos vamos al Zoológico!

Visitar el Zoológico en Singapore, es casi una obligación. Toda la gente lo recomienda, está en las lista de lugares para visitar de todas las guías, páginas de internet, etc.;  es uno de “esos lugares” que no hay que perderse. De tanto hablar de ello, ya me había hecho una idea y esperaba algo realmente impresionante, pero mi experiencia en vivo y directo superó ampliamente las buenas referencias. Soy una convencida de que todo lo que podamos experimentar por nosotros mismos, es lo más enriquecedor, creamos memorias, vemos, oímos, sentimos nuevas sensaciones, olemos, saboreamos, básicamente usamos los sentidos que se nos regalaron al ser humanos. Pero a veces por diferentes cuestiones uno no puede “estar allí”, “sentir allí”, y éste es un ejemplo, así que yo voy a tratar de que ustedes vivan la experiencia del Singapore Zoo a través de éstas palabras que salen de lo más profundo de mis sentidos.

El Singapore Zoo, conocido como "Singapore Zoological Gardens”, fue construido por el gobierno de Singapore y se inauguró el 23 de junio de 1973 y está ubicado en el norte de la mayor reserva natural de tierra y agua en la isla. El Zoo ocupa 28 hectáreas y es operado por “Wildlife Reserve Singapore”, la cual es una organización sin fines de lucro que maneja  tambien otras reservas naturales en la ciudad.
El zoológico alberga 315 especies de animales y está seriamente comprometido con la conservación de animales en peligro de extinción. Entre una de las actividades que realizan me gustaría nombrar algo que me pareció muy interesante: muchos zoológicos del mundo realizan intercambios de animales para ubicarlos en el mejor clima para ellos. Este Zoo pertenece a esa red. La modalidad de exponer los animales se denomina “abierta”, que es la nueva moda en casi todos los zoológicos, ésto significa que los animales no están encerrados, sino que están en espacios abiertos, aquí puedo decirles que bastantes grandes, con cascadas, árboles, plantas, etc. Podemos disfrutar de los animales viéndolos como ellos se mueven libremente. Según las necesidades, se puede encontrar entre los visitantes y los dueños de casa una fosa que sirve de separación física, que puede tener agua o no. También hay ventanas con vidrio ubicadas en lugares estratégicos y puedes apreciar más de cerca el esplendor de esos seres si ellos tienen ganas de pasar por allí.

Para movilizarte adentro del Zoo existe todo tipo de transporte, hay un tren que hace un recorrido fijo y tienen estaciones, también se pueden alquilar sillas motorizadas y vagones pequeños para  niños (máximo 2). Por supuesto se puede llevar o alquilar carritos de bebe. Todo está diseñado para disfrutar en grande de ésta experiencia, hay lugares para comer y beber, puestos de helados esparcidos por allí, en fin no falta nada.


Inmediatamente llegar ya te sientes transportado, la vegetación tan densa y frondosa te pone en clima, los animales tienen una majestuosidad difícil de comparar con nada que hace el hombre, solamente verlos a ellos te maravilla, ver la vida en otra formas. Voy a confesar que es la primera vez que visito un zoológico y no siento tristeza por los animales, todo lo contrario, sentí que ellos nos observaban a nosotros, se los veía tan tranquilos, siguiendo sus rituales, durmiendo si tienen sueño, comiendo si tienen hambre, descansando, escuchando el agua caer de una cascada. Observar todo aquello me hizo pensar, Cuantos seres humanos duermen si tienen sueño, comen si tienen hambre, escuchan el ruido del agua al caer? Me encantaron los orangutanes, la ternura de la mamá con su bebe; también las pestañas de las jirafas! Tienen una mirada encantadora; la majestuosidad mezclada con ternura de los tigres blancos; la parsimonia de los elefantes; por nombrarles algunas de las sensaciones que tuve al observar toda esa vida allí.

Otra cosa para destacar son las plantas y los jardines, realmente preciosos, las flores  tan perfectas con esos colores que parece que hablaran, me impactaron  las hojas del “Giant amazon water Lily” en español se conoce como lirio gigante del agua.
Es una planta que flota en el agua y las hojas pueden alcanzar hasta 6 metros de diámetro y soportar el peso de un niño de un año.

No se puede dejar de nombrar el parque acuático, es realmente un paraíso para los niños, toboganes, y chorros de agua para jugar. Muy preparado y seguro para los niños, el piso es de goma para que los niños no se resbalen (me salió la mamá de adentro). Por supuesto todo ambientado y con muchos colores, para describirlo voy a usar las palabras de mi hijo de 6 años: “mamá por fin mi sueño se hizo realidad!”.  La verdad es que al estar allí, sientes ganas de tener 6 años.  Si visitan el Zoo no olviden traje de baño para disfrutar al máximo de este parque acuático. 
La naturaleza nos sorprende, nos enseña y nos maravilla. Que afortunados somos de vivir en éste planeta. Para terminar me gustaría citar la frase que el mono nos dice en la publicidad del Zoo, “olvídate de los árboles. Ya es una lucha estar colgado a la vida”, quizás la separación entre ellos y nosotros no es tan marcada como nuestro ego humano nos hizo creer?.
Espero hayan disfrutado este paseo por la maravilla de vida de animales y plantas, disfruten la naturaleza que los rodea cualquiera que sea, siempre hay algo que aprender.
Hasta la próxima!

Singapore Zoo Web Site http://www.zoo.com.sg/
Wildlife Reserves Singapore http://www.wrs.com.sg/

No comments:

Post a Comment