Friday, June 13, 2014

Gracias Singapore!

Sobre mi mesa está listo para ser leído el libro Culture Shock! A Survival Guide to Custom and Etiquette. PARIS. Si señoras y señores nos mudamos a Paris (no hace falta que aclare Francia).

Tres años y medio atrás apareció sobre mi mesa el mismo libro pero el destino era Singapore (en ese momento hubo mucho que aclarar, dónde? porque? dónde queda Singapore?).

Sinceramente les confieso que me cuesta creer que cuando llegamos aquí, a Singapore, no conocíamos absolutamente a ninguna persona, y no teníamos noción de este país-ciudad, the little red dot, Singapore.

El tiempo es tan relativo, tres años y pico no parece racional en mi cabeza. El tiempo aquí fue muchísimo mas que eso, no lo puedo medir. Como medir la mágica gente que conocí, amigas, hermanas de la vida que mágicamente nos encontramos en el mismo momento y en el mismo lugar. 

Como medir la cantidad de hojas verdes que vi, (cuanta clorofila pensaba siempre!).

Como medir que tu hija de 5 años te diga que sus mejores amigos son un niño Chino y una niña India. Verlos jugar, hablar, reírse, sentirse iguales desde el alma, ser amigos de verdad. Como medir poder enseñarle a tus hijos que no hay razas ni diferencias entre todos los seres humanos del planeta.

Como medir que tu hijo de 9 años entienda la radio en chino en un viaje en taxi. Como medir que “chino básico” no existe en realidad, tu puedes aprender cualquier cosa por mas difícil que parezca si te lo propones.

Como medir haber aprendido lo que es un dumpling, y que los mejores tienen 18 pliegues, mas aún, haber visto hacer dumplings a mano. Disfrutar de prata con curry, poder agarrar arroz con los palitos y mantener una conversación al mismo tiempo. Como medir haber aprendido más de Asia y religiones en este “tiempo” que en toda mi vida de educación formal.

Como medir las imagenes, los colores, los olores que vi, que olí… que sentí.

Es tanto lo que me llevo, es tan inmenso que me emociona hasta las lagrimas, Gracias Singapore. Solo sale de mi esa palabra, Gracias!

Como los grandes amores que transforman y enriquecen, que elevan, que mejoran, que purifican, Singapore será siempre un Gran Amor para mi.

Gracias Singapore!


Thursday, November 21, 2013

Qué es un dumpling?

Hola a tod@s! Bienvenidos a otro paseo por Singapore! Hoy nos vamos a almorzar a Din Tai Fung!

En Singapore pululan los lugares para comer. Los singapurenses dicen que comer es el deporte nacional; son bastante exigentes y han desarrollado el gusto por lo bueno y delicado. Originalmente solo había hawker centers, como he descrito en otro post, estos son “patios de comidas” en donde se comparten las mesa, uno elije lo que quiere probar, lo compra y se lo lleva a su mesa para disfrutarlo. 

Estos lugares suelen ser asequibles, en donde se puede comer por 2 dólares. Lo barato no quita lo bueno, algunas de las mejores comidas que he probado ha sido en hawkers centers

Pero hoy los voy a llevar a un lugar muy especial, vamos al templo de los dumplings!

Dumpling
Que es un dumpling? Les confieso que para mi fue todo un descubrimiento cuando llegue a Singapore. La traducción textual es “bola de masa hervida”, este es un claro ejemplo en donde el ordenador nunca será humano (y nunca podrá SENTIR el sabor de un dumpling!). Yo lo definiría como una empanadilla pequeña hecha de alguna masa y rellena. El método de cocción es generalmente al vapor, hervido pero también pueden ser fritos. El relleno de los dumplings varía mucho, pueden ser carne de cerdo, verduras o pescados y mariscos. Chocolate también! Infinitas posibilidades.


El restaurant al que hoy quiero introducirlos, en mi opinión, hacen y sirven los más ricos dumplings del mundo mundial!. Din Tai Fung es una cadena de restaurantes originalmente de Taiwan. El fundador nació en 1927 en China. Se mudó a Taiwan y en 1972 decidió dedicarse por completo al negocio de los “steamed dumplings” o dumplings al vapor. Hoy, ésta cadena tienen más de 70 restaurantes en 11 países, y no deja de recibir premios y galardones. Es un ejemplo claro de que lo simple bien hecho se transforma en extraordinario.
Vista de la cocina desde afuera del restaurante

Lo primero que vemos cuando llegamos es 
la larga fila de gente esperando, no se desanimen!. Mientras esperamos vamos realizando nuestra orden. El menú está en un cartel en la entrada y podemos elegir lo que vamos a comer, hay fotos así que es fácil.




Vista de la cocina 

La cocina está totalmente cerrada con vidrio, de esta manera podemos ver a los hacedores de dumplings cocinando. Es todo tan solemne, no hablan, trabajan concentrados. Cada pedacito de masa es pesado individualmente. Luego amasan y rellenan uno por uno a mano. Cada dumpling tiene 18 pliegues. Los cocineros tienen barbijos, todo el lugar esta reluciente.


Para trabajar allí cada persona recibe un entrenamiento especial y es obligatorio un curso de 4 meses en la casa madre de Taiwan.

Vista del interior del restaurante

Entramos y nos dan nuestra mesa, todos los colores son tranquilos, marrones combinados con blancos, el lugar te calma. Te sirven te tibio, muy reconfortante y lo que me encanta, tienen un canastito para la cartera! Pequeño gran detalle!





Zumo o jugo de Lemon grass





Yo pido mi bebida preferida, zumo o jugo de lemon grass, es refrescante y tienen una bola del mismo zumo congelada en el centro, lo que lo mantiene frío pero sin diluirlo! Genial!








Dumplings de cerdo 

Llegan los dumplings! La forma de comerlos, leí por algún lado, es dar un pequeño bocado y abrir el dumpling, esto permite que salga calor y se enfríe. Esperamos unos segundos y ya podemos degustarlos completamente. MMMM deliciosoo, el sabor es tan suave, pero sabroso. No es muy salado, lo justo. El relleno que mas me gusta es cerdo con verduras. Pero todos son riquísimos.



Pato con cebolla de verdeo envuelto en hojaldre

También ordenamos pato con cebolla de verdeo envueltos en hojaldre. Una maravilla crujiente. Los fideos con caldo de carne cocinado lentamente, son otra delicia. Mis hijos disfrutan del arroz con cerdo. Toda la familia esta contenta comiendo en éste momento.






Para postre pedimos dumpling rellenos de chocolate y pasta de guisante rojo. Son dulces, tampoco muy dulces, el sabor del chocolate se siente perfecto. En el medio del dumpling, el chocolate está líquido, realmente un manjar.

Antes (izquierda) y después (derecha) del mordisco al dumpling relleno de chocolate y pasta de guisante rojo :)

Terminamos nuestra comida contentos y satisfechos. Comimos comida deliciosa, pero también comimos horas de delicado trabajo. Comimos ingredientes bien elegidos. Comimos horas de decisiones sobre como organizar y servir. Comimos años de experiencia. Créanme todo eso se nota, se desgusta y se aprecia.

Espero lo hayan disfrutado!

Un abrazo y hasta la próxima, Pao

ahhh me olvidaba.... la cuenta por favor!





Monday, November 4, 2013

Shopping paradise

Hola a todo@s! si aquí estoy después de éste tiempo de ausencia. Ustedes disculpen por favor, no se si les pasa, pero a mi se me hace difícil manejar el tiempo. Cuando llegué a Singapore como todo era nuevo, yo me sentía turista y “me permitía” tomar tiempo para pasear y escribir este blog que tanto placer me da. Luego de un tiempo, Singapore dejó de ser un lugar de paseo para convertirse el lugar donde vivía; con todo lo que eso implica, empezaron horarios y responsabilidades. Sin darme cuenta, la turista desapareció y llego la habitante de Singapore, que paseaba por los lugares sin mirarlos porque estaba pendiente del reloj.

Recuerdo perfectamente cuando conocí la ciudad de Granada en Andalucía en el sur de España (I love Andalucía!). Yo miraba y estaba tan embelesada, que casi no podía caminar. Paraba a cada paso, deslumbrada por esa belleza. Y los granadinos/as (la gente que vive allí) simplemente caminaban. Yo pensaba.. “esta gente que afortunada ver todos los días ésta maravilla!”. Pero la verdad es que para ellos era común, y claro que veían, pero sin mirar.
A mi me pasa lo mismo cada vez que llego a una nueva ciudad. Los años no vienen solos dicen, así que ahora he podido darme cuenta y he decidido “parar el tiempo” y salir a pasear de nuevo, pero a pasear de verdad, y por eso estoy aquí con ustedes, para que paseen conmigo, vamos!

Hoy nos vamos de shopping. Pero a este “shopping” se va con zapatillas cómodas, una mochila, porque seguro comprarás mas de lo que piensas, y muuuucho tiempo. Let’s go to Mustafa Center!

Mustafa Center está ubicado en Syew Alwi Road en Little India. El local tiene 4 pisos en donde se exponen 300.000 ítems, si lees bien, trecientos mil productos. Cubriendo un área de 400.000 sq ft o 37.162 metros cuadrados. Es un local gigante, --en realidad dos edificios unidos con un puente-- pero la sensación adentro no es de mucho espacio, todo lo contrario, hay tantas pero tantas cosas que te sientes apretado. Durante los fines de semana lo visitan 15.000 clientes, (según su página web), de todas las nacionalidades. 

Aunque claramente la mayoría de sus compradores son de India, es realmente una de las atracciones turísticas de Singapore. Esta abierto durante las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Para lograr esto, trabajan en Mustafa Center 1862 personas.

Ir a Mustafa es toda una experiencia, es un viaje en si mismo. El local comercial tiene muchas entradas, en algunas hay personas que te guardan tus maletas o paquetes afuera del local ya que no se puede entrar con grandes bultos. Vamos a entrar por la joyería, la cantidad de oro que se ve allí es increíble para mi, paredes cubiertas con todo tipo de adornos para las mujeres hechas en oro. Pulseras, collares, aros, anillos, muchos, muchísimos! el color del oro es algo diferente, como más rojizo. Todas las joyas están sobre un fondo de terciopelo morado, lo que hace todo el lugar aún más imponente. El oro resalta. Los collares son algo espectacular, son grandes, muy grandes. Es evidente que el objetivo es que se vea y se ve!

Seguimos paseando e inmediatamente después del oro y la plata encontramos los electrodomésticos. Aspiradoras, planchas, exprimidores y linternas te sacan de un soplido todo el glamour y esplendor del oro. 

Cuando te acostumbraste un poco a ver teléfonos con botones, pavas eléctricas y rice cooker (olla arrocera eléctrica) sin saber porque has seguido caminando y te encuentras con miles de relojes. Otra vez el brillo y la sorpresa. Así es Mustafa, vas pasando de un lugar a otro y recibiendo estímulos de las cosas que te hablan y tu mente no procesa. 

En el piso de supermercado encontramos curry en paquetes de 1 kg y frascos de guee de 5 kg --Guee: matequilla clarificada, muy utilizada en India, Bangladesh, Nepal, Sri Lanka y Pakistan--. También hay tomate de Italia y aceitunas de España. 

El estante con las especias es imponente, estudiando esa góndola uno puede tener un título académico en especias. En Mustafa también hay productos frescos, verduras, carnes y pescados.

Seguimos caminado y sentimos el frío que emanan los refrigeradores de los productos frescos, los olores son fuertes y poco familiares para una sudamericana como yo, avanzamos no sabemos muy bien porque pero ya a esta altura queremos ver que viene más adelante. Vemos zapatos, ropas, productos para la higiene personal. 

Las alfombras, los espejos y las escaleras conviven en el mismo piso y lugar. 
Nada sigue un orden, todo está puesto allí. Eso me gusta, el desorden confunde nuestra mente y empieza a ser divertido.



Seguimos caminado aunque ya estamos cansados pero la curiosidad nos gana, encontramos productos para oficina y útiles escolares, cintas de pegar, todas las que existen.


Luego sigue la librería, mirando los estantes encontramos el Corán y sin ni siquiera movernos, solo girando la cabeza 45 grados encontramos un libro de cómo preparar Tapas españolas y ole!

Mustafa es todo, orina de vaca embotellada a 1,70 dólares y coco de Tailandia, olores a sahumerio y perfumes franceses, Coca Cola de 2,25 litros y agua del mismísimo Río Ganges --Río Ganges: Considerado un río sagrado para los hindúes, nace en el Himalaya occidental y desemboca después de 2510 km en el mayor delta del mundo, el delta del Ganges en el golfo de Bengala--

Terminé cansada tomando un Mango Lassy en el bar al lado del Mustafa, rodeada de gente diferente, comiendo con la mano, cuchara o tenedor, usando zapatillas, turbante o sari. Quizás Mustafa es un poquito de todo lo que usamos los seres humanos sin clasificar.

No disfruto particularmente del proceso de comprar, paseé 3 horas y compré 4 cosas, pero la verdad es que siempre que salgo de Mustafa, además de cansada, me siento más “open mind”, menos estructurada. Gracias Mustafa por abrir mis sentidos y mi mente.

Espero que hallan disfrutando el paseo, yo lo pase genial! Gracias por pasear conmigo!
Hay que pasear más! Paren el tiempo y paseen, no importa donde estén, si son recién llegados o llevan una vida entera en el mismo lugar. Paseen y diviértanse!

Saturday, November 26, 2011

Real Transformers, Fórmula 1 en Singapore

Holaa!! Aca estoy!! Como siempre: lo urgente no deja tiempo para lo importante, (frase de una grande: Mafalda), pero finalmente me senté a escribir porque ya se convirtió en urgente para mí, por supuesto tiempo no hay, no sé porque el tiempo y yo tenemos una relación muy mala, yo siempre quiero más y el solo tiene lo que tiene. Ya sé que para mejorar esta relación debo seguir sus reglas pero créanme no me es tan fácil. Igual sigo en la lucha.

Tengo muchos nuevos lugares y experiencias para compartir con ustedes sobre mis días en Singapore, pero voy a empezar por lo primero y les voy a contar sobre mis vivencias en la Fórmula 1 que fue mucho más que una carrera de autos.
Singapore se asocia indefectiblemente con la carrera de Fórmula 1. El primer libro que me compré sobre Singapore tiene en su portada la foto de un auto de ésta carrera (Culture Shock! Autora: Marion Bravo-Bhasin). Mucha gente conoce Singapore gracias a este evento, hay que decir que es el único circuito del mundo en donde se corre de noche. Lo cual lo hace aún más especial. Está claro que desde afuera es común relacionar ésta ciudad con la carrera. Pero ahora les voy a contar como lo viví desde adentro. Debo decir que yo no soy una experta en esta tema, incluso para escribir este artículo estuve investigando un poco sobre todo este mundo de la Fórmula 1. Así que como siempre van escritas mis sensaciones desde un lugar de principiante espectadora.

Para ponernos en clima voy a definir que es la Fórmula 1, puede ser básico para muchos pero interesante para otros: Fórmula 1 o F1 es la clase más alta de carreras de autos de una sola plaza que existe. Con el término “Fórmula” se designan a una serie de reglas que los autos de los participantes deben seguir. Los autos de Fórmula 1 son considerados los más rápidos que existen y pueden llegar a velocidades de 360 km/h. El circuito en Singapore tiene 7073 km, se corre en la calle y de noche. Si vamos a los números, encontré que en Singapore se vendieron 82,000 entradas por día en internet, son tres días: http://www.singaporegp.sg/race/race_schedule.php pueden ver con más detalle en el link que les dejo antes pero básicamente hay un día de práctica, otro de calificación y el ultimo es la carrera.

La carrera de Fórmula 1 como evento es vista por 465 millones de televidentes en vivo en todo el mundo, lo trasmiten en 200 países y se estima que asisten como espectadores a la Fórmula 1, 350 millones de personas en todo el mundo cada año. Los números claramente dicen que a mucha gente le gusta.

Yo nunca entendí muy bien esa pasión, solo lo veía por TV y escuchaba ese ruido todo el tiempo. Me parecía lindo ver los lugares que mostraban, obvio que la tecnología que manejaban no me era indiferente, sabía que mucha gente trabaja atrás de lo que se ve; y por supuesto manejar un auto a esa velocidad, para mí era algo loco, me preguntaba para qué? Porque corren y la gente porque lo mira? Quizás porque yo nunca he conducido un auto, lo veía aún más lejano.

Pero obvio que soy fanática de vivir cualquier experiencia que la vida te presente, me encontraba en ésta ciudad del sudeste asiático donde se corre la Fórmula 1 (más +) mi marido va (más +) mi suegro viene desde Argentina en esta fecha especial para ir a la carrera (Igual =) voy.

El clima era muy diferente en Singapore, en la radio y la televisión, publicidades en periódicos y hasta ofertas de descuentos en compras de todo tipo, toda la gente hablaba de eso. Los precios de los hoteles se disparan a los cielos y los autos caros como Ferrari y Lamborghini empiezan a reproducirse por las calles. El circuito es en pleno centro y las barreras de contención ya están colocadas desde hace tiempo. Las tribunas con asientos para los espectadores empezaron a aparecer, también luces y todo tipo de anuncios en las calles.

Nosotros compramos entradas para ir el día de la carrera. El clima se podía sentir. En todos lados aconsejaban ir en transporte público preferentemente en metro (subterráneo) ya que las calles por supuesto estaban cerradas. La carrera era a las 8 pm, nosotros emprendimos camino a las 3 pm, la verdad yo estaba emocionada. Ya llegando podíamos ver ríos de personas caminado en la misma dirección, muchísima gente especialmente entrenada para ayudar a ubicarse en las diferentes entradas al circuito. Todos los espectadores teníamos unas credenciales que fueron escaneadas a la entrada, lo que hizo el proceso súper rápido. Apenas entramos vendían un “Kit de supervivencia” que consistía en pocho de plástico para la lluvia, y unos tapones para los oídos. Todos compramos el kit sin dudarlo.

El circuito tenía zonas a las que podías acceder según la entrada que tenías. Nosotros entramos a nuestra zona y realmente fue una sorpresa para mí, se podía caminar por horas por allí, había DJ con música en vivo, comida de todo tipo. Eso era un gran predio de entretenimiento. Incluso había algunas zonas donde se podía ver la carrera en pantallas gigantes en un bar tomando alguna bebida. En fin que caminamos un poco y los expertos encontraron una buena zona donde instalarnos, con nuestra entradas se podía elegir donde estar pero había que llegar temprano.


Así que nos colocamos después de una curva y allí esperamos pacientes. La gente iba llegando, mucha mucha gente. Primero hubo una carrera “JK Racing Asia Series”, luego otra “Porsche Carrera Cup Serie”, era divertido, por ahora nada súper impresionante según mi perspectiva. Pero yo seguía disfrutando de todo eso. El ruido era ensordecedor, yo pensé que los tapones de los oídos eran para eso así que los utilicé sin dudarlo.


Finalmente vino lo que todos estábamos esperando. Los “real ones” “los verdaderos”, la adrenalina de la gente parecía flotar en el aire, y anunciaron a los pilotos que se pasearon por todo el circuito en autos antiguos. Ellos ERAN!! Yo no podía creer, a dos metros podía ver esos pilotos que en realidad eran jóvenes! Veía jóvenes de 20 años saludando la gente, los fanáticos aparecían con banderas de sus países, yo pensaba: son tan chiquitos!. Iban súper contentos y tranquilos tomado agua, saludando, con sus pantalones vaqueros, sus camisetas, gorras, y mi cabeza solo pensaba: pero son ellos los pilotos?. Por supuesto ver a Michael Schumacher en vivo y directo fue un shock, él si se veía diferente, con esa seguridad que solo puede dar la experiencia.

Ellos desaparecieron y la ansiedad se apoderó de todo el lugar, cuando finalmente empezaron a sonar esos motores se paró todo lo demás, no más gente llegando, no más movimiento, la gente no bebía, no comía, no hablaba, se congeló todo y aparecieron ellos, los Real Transformers, esos jóvenes que vi momentos atrás, se convirtieron en una sola cosa con el auto y empezaron a andar. La velocidad es algo difícil de describir, nos gusta, nos hace sentir vivos, es adictiva, no sé porque no podía dejar de mirar los autos ir tan rápido. El ruido es ensordecedor, allí comprendí el verdadero uso de los tapones para los oídos, no se escucha, ni siquiera se puede hablar con la persona del lado, tanto ruido te obliga a solo mirarlos y admirarlos. Allí van los Real Transformers, corren con la mente, manejan la velocidad y la precisión como maestros. Ellos compiten con ellos mismos y contra la física del tiempo, quieren ganarle al tiempo. Ellos tampoco tienen una buena relación con el tiempo, pero al contrario de mí, ellos lo desafían. Siempre quieren ir más rápido. Claro que como son Transformers no sienten el roce lacerante del viento a esa velocidad, no siente el calor agobiante, le ganan al miedo y manejan la concentración a niveles que los seres humanos no podemos.

Otra cosa casi embriagante es el olor a goma quemada, la velocidad quema los neumático y eso desprende un olor muy particular, todo junto es un coctel adictivo, velocidad ruido y olor. Todos quedamos atrapados por esa mezcla.


Fue buenísimo ver como todo los espectadores brillaban con la misma intensidad, esa mirada de niños que todos tenemos, no importaba raza, edad, sexo, país de origen, religión, allí todo el mundo estaba atento a los Real Transformers.
Yo la verdad no sabía quién iba primero o último, pero no podía dejar de mirar los autos, allí entendí un poco porque a tanta gente le gusta. Obviamente la concentración no fue la misma todo el tiempo, luego de unas vueltas la gente se relajó y todos siguieron comiendo, bebiendo y conversando, disfrutando de todo aquello. Pero realmente pude sentir un poco de magia por unos momentos.

Me gustó, iría de nuevo, quizás quedé embriagada por la velocidad, o la destreza para moverse de los Real Transformers, no lo sé. Pero desde luego ésto fue otra prueba más de que si la vida te da chocolate pruébalo. Se puede vivir sensaciones insospechadas.

Gracias por leer, hasta la próxima!

Friday, September 23, 2011

Colgado a la Vida

Hola viajer@s, hoy los invito a abrir todos los sentidos y dejarse maravillar por la naturaleza. Despertemos al niñ@ dormido en nuestro interior y dejémonos sorprender, nos vamos al Zoológico!

Visitar el Zoológico en Singapore, es casi una obligación. Toda la gente lo recomienda, está en las lista de lugares para visitar de todas las guías, páginas de internet, etc.;  es uno de “esos lugares” que no hay que perderse. De tanto hablar de ello, ya me había hecho una idea y esperaba algo realmente impresionante, pero mi experiencia en vivo y directo superó ampliamente las buenas referencias. Soy una convencida de que todo lo que podamos experimentar por nosotros mismos, es lo más enriquecedor, creamos memorias, vemos, oímos, sentimos nuevas sensaciones, olemos, saboreamos, básicamente usamos los sentidos que se nos regalaron al ser humanos. Pero a veces por diferentes cuestiones uno no puede “estar allí”, “sentir allí”, y éste es un ejemplo, así que yo voy a tratar de que ustedes vivan la experiencia del Singapore Zoo a través de éstas palabras que salen de lo más profundo de mis sentidos.

El Singapore Zoo, conocido como "Singapore Zoological Gardens”, fue construido por el gobierno de Singapore y se inauguró el 23 de junio de 1973 y está ubicado en el norte de la mayor reserva natural de tierra y agua en la isla. El Zoo ocupa 28 hectáreas y es operado por “Wildlife Reserve Singapore”, la cual es una organización sin fines de lucro que maneja  tambien otras reservas naturales en la ciudad.
El zoológico alberga 315 especies de animales y está seriamente comprometido con la conservación de animales en peligro de extinción. Entre una de las actividades que realizan me gustaría nombrar algo que me pareció muy interesante: muchos zoológicos del mundo realizan intercambios de animales para ubicarlos en el mejor clima para ellos. Este Zoo pertenece a esa red. La modalidad de exponer los animales se denomina “abierta”, que es la nueva moda en casi todos los zoológicos, ésto significa que los animales no están encerrados, sino que están en espacios abiertos, aquí puedo decirles que bastantes grandes, con cascadas, árboles, plantas, etc. Podemos disfrutar de los animales viéndolos como ellos se mueven libremente. Según las necesidades, se puede encontrar entre los visitantes y los dueños de casa una fosa que sirve de separación física, que puede tener agua o no. También hay ventanas con vidrio ubicadas en lugares estratégicos y puedes apreciar más de cerca el esplendor de esos seres si ellos tienen ganas de pasar por allí.

Para movilizarte adentro del Zoo existe todo tipo de transporte, hay un tren que hace un recorrido fijo y tienen estaciones, también se pueden alquilar sillas motorizadas y vagones pequeños para  niños (máximo 2). Por supuesto se puede llevar o alquilar carritos de bebe. Todo está diseñado para disfrutar en grande de ésta experiencia, hay lugares para comer y beber, puestos de helados esparcidos por allí, en fin no falta nada.


Inmediatamente llegar ya te sientes transportado, la vegetación tan densa y frondosa te pone en clima, los animales tienen una majestuosidad difícil de comparar con nada que hace el hombre, solamente verlos a ellos te maravilla, ver la vida en otra formas. Voy a confesar que es la primera vez que visito un zoológico y no siento tristeza por los animales, todo lo contrario, sentí que ellos nos observaban a nosotros, se los veía tan tranquilos, siguiendo sus rituales, durmiendo si tienen sueño, comiendo si tienen hambre, descansando, escuchando el agua caer de una cascada. Observar todo aquello me hizo pensar, Cuantos seres humanos duermen si tienen sueño, comen si tienen hambre, escuchan el ruido del agua al caer? Me encantaron los orangutanes, la ternura de la mamá con su bebe; también las pestañas de las jirafas! Tienen una mirada encantadora; la majestuosidad mezclada con ternura de los tigres blancos; la parsimonia de los elefantes; por nombrarles algunas de las sensaciones que tuve al observar toda esa vida allí.

Otra cosa para destacar son las plantas y los jardines, realmente preciosos, las flores  tan perfectas con esos colores que parece que hablaran, me impactaron  las hojas del “Giant amazon water Lily” en español se conoce como lirio gigante del agua.
Es una planta que flota en el agua y las hojas pueden alcanzar hasta 6 metros de diámetro y soportar el peso de un niño de un año.

No se puede dejar de nombrar el parque acuático, es realmente un paraíso para los niños, toboganes, y chorros de agua para jugar. Muy preparado y seguro para los niños, el piso es de goma para que los niños no se resbalen (me salió la mamá de adentro). Por supuesto todo ambientado y con muchos colores, para describirlo voy a usar las palabras de mi hijo de 6 años: “mamá por fin mi sueño se hizo realidad!”.  La verdad es que al estar allí, sientes ganas de tener 6 años.  Si visitan el Zoo no olviden traje de baño para disfrutar al máximo de este parque acuático. 
La naturaleza nos sorprende, nos enseña y nos maravilla. Que afortunados somos de vivir en éste planeta. Para terminar me gustaría citar la frase que el mono nos dice en la publicidad del Zoo, “olvídate de los árboles. Ya es una lucha estar colgado a la vida”, quizás la separación entre ellos y nosotros no es tan marcada como nuestro ego humano nos hizo creer?.
Espero hayan disfrutado este paseo por la maravilla de vida de animales y plantas, disfruten la naturaleza que los rodea cualquiera que sea, siempre hay algo que aprender.
Hasta la próxima!

Singapore Zoo Web Site http://www.zoo.com.sg/
Wildlife Reserves Singapore http://www.wrs.com.sg/